domingo, 23 de marzo de 2008

VIVA EL LOQUEMEDALAGANISMO


Desde hace muchos años la anarquía ha sido un modo de vida que se ha enraizado en los venezolanos; no en balde es una de nuestras características hacer caso omiso a todas la reglas habidas y por haber, el hacer lo que nos da la gana es nuestra forma de vivir; nuestras acciones, nuestros dichos y muchas otras cosas demuestran el gusto de nosotros por ese desorden total, en el cual nos sentimos totalmente libres.

El venezolano común no cruza por los rayados, ni por las pasarelas, se come las luces de los semáforos y el amarillo de éstos no es de precaución sino de acelera que voy a cambiar; los sentidos de las calles las podemos modificar a nuestro antojo, siempre que nos ahorre unos minutos de cola y no haya fiscales cerca, igual pasa con las vueltas en U, W, X, Y, Z. Las filas siempre son una manera de ver como me coleo. En las escuelas es difícil no ayudarse con algún material de apoyo (léase chuleta) o con los compañeros de alrededor, los venezolanos nos copiamos hasta llenando una simple planilla. Los servicios de transporte no tienen paradas fijas, ni horario fijo ni nada de esas cosas que nos atan a una norma que nos coarta la libertad total.

Y es que eso que decidieron los estudiosos llamar La Viveza Criolla es, nada más y nada menos, que un gen que viene inherente en todos los nacidos en esta patria, tanto que hasta le tenemos frases populares, donde loamos esta cualidad innata. Fíjese nada más en estos ejemplos:

“Quítate tu pa ponerme yo”

“Lo importante no es donde me ponga, sino que me ponga donde haiga”

“El que se va de la villa, pierde su silla”

“Dale que no viene carro”

Y así pare usted de contar; frases y acciones que denotan este comportamiento anárquico y egoísta de parte de todos, claro está que la situación se ve bastante superficial cuando hablamos de las acciones de personas sin Poder.

Pero, obviamente, al estudiar el fenómeno, es necesario saber que el Poder multiplica las bondades de esta costumbre, y es entonces cuando vemos como los funcionarios públicos, los uniformados en todas sus versiones, etc., tratan de “chapear” cada vez que ven la oportunidad. La situación se pone peor si el individuo es diputado, ministro, y su máxima expresión si es PRESIDENTE DE LA REPUBLICA O REY DE LA PATRIA CIEGA, lo que es exactamente igual.

Obviamente llegar a esta situación no fue cosa de 10 años, por lo cual achacarle a la revolución la presencia de este fenómeno social, es realmente injusto. Es hora de defender al régimen, pues si hay algo donde ha habido una revolución es exactamente en la anarquía. Hoy podemos decir que hemos institucionalizado la viveza criolla y el “loquemedalaganismo”, he allí el éxito popular de este gobierno que se dejó de las caretas de los 40 años de democracia, en la cual aun cuando ya vivíamos de este modo descrito, el gobierno mantenía un control, entre comillas, sobre algunas cosas para hacerle ver al imperio que éramos un país en vías de desarrollo y no uno sumido aun en la prehistoria social. Pero como ahora somos antiimperialistas lo que diga el DIABLO, MR. DANGER, etc. no nos importa. Somos soberanos y libres para hacer lo que se nos de la gana, eso incluye al presidente, sus lacayos y pueblo en general.

Se debe a este fenómeno que aun con control de precios podemos vender en MERCAL, MEGAMERCAL, PDVAL, PDVSA, cuarteles, automercados, mercados, abastos y en la propia calle, a precios superiores a su control; es también por esto que los transportistas por primera vez son libres para aumentar unilateralmente el pasaje sin necesidad de gaceta, que el éxito de las loterías es la ilegalidad, ya que pagan cuanto quieren, como quieren, cuando quieren y además libre de impuestos; que los tribunales del país pueden acelerar o desacelerar juicios dependiendo de los intereses colectivos (léase partidistas), que el presidente le declare la guerra al primero que se le ocurra y maneje al país como su tablero de monopolio. Claro está que no pienso seguir enumerando acciones de este tipo pues al ser un “modus vivendi” todo o casi todo lo que se hace está impregnado de lo mismo; lo bueno es que ya no andamos con medias tintas y tenemos un REY que nos comprende como pueblo y nos deja hacer todo lo que nos da la gana, así eso signifique cosas como robar, matar etc.. Tranquilos que el socialismo del siglo XXI hallará la manera de exculparnos y perdonarnos de todas las causas y si nos matan tenemos seguro un minuto de silencio en el ALO PRESIDENTE, así que

VIVA LA REVOLUCION y EL “LOQUEMEDALAGANISMO”.

1 Comment:

  1. Unknown said...

Post a Comment